Inperayritz de la ciutat ioyosa (Traducción)

Texto 1

Inperayritz de la ciutat ioyosa
de paradis abtot gaug eternal.
neta de crims, de virtutz habundosa,
mayres de dieu per obra divinal.
Verges plasen abfas angelical
axi com sotz a dieu molt graciosa,
Placaus estar als fizels piadosa
preyan per lor al rey celestial.
Rosa flagran de vera benenança
fons de merce jamays no de fallen.
palays d´onor onse fech l´aliança
de deu e d´om per nos fre salvamen.
E fo ver Dieus es hom perfetamen,
Ses defallir en alguna subtança,
E segons hom mori senes dubtança,
E com ver Dieus levech del monimen.
Flor de les flors, dolça, clement et pia,
l´angel de Dieu vesem tot corroçat,
e par que Dieus l´a mandat quens alcia
d´on ell es prest ab l´estoch affilat.
Donchs, plaç´a vos quel sia comandat
Qu´estoyg l´estoch e que remes nos sia
Tot fallimen tro en lo presen dia,
Ens done gaug e patz e sanitat
Mare de Dieu, cap de virginitat:
Si no lausam la vostra senyoria
O nous servim tan be cous tanyeria,
De pauch sen mou e no de volentat
Inperayritz…

Texto 2

Verges ses par, misericordiosa:
de vos se tany que-ns defenatz de mal,
e no siatz devas nos endenyosa
pels fallimens que fen en general.
Mas quens cubratz ablo manto real
de pietat pus quen etz cupiosa,
Car totz em faytz d’a vol pasta fangosa
per qu’el fallir es de carn humanal.
Vexell de patz, corona d’esperança,
port de salut be segur de tot ven:
vos merexets de tenir la balança
on es pesat be drey tureramen.
E pesa mays vostre Fill excellen,
Mor en la crotz per nostra deliurança
Que.ls peccats d’om en fayt ne.n cobegança
Al be fizel confes e peniden.
Estel de mar qui los perillans guia
E.ls fay venir a bona salvetat:
Si Iesuchrist obesir no volia
Ço que per vos li sera supplicat.
Mostratz-li .ls pitz d’on l’avetz alletat,
Et totz los santz, ab la gran jerarchia
De paradis, qui.us faran conpanyia,
Tot quan volretz vos er ben autreyat.
Ihesus veray, un Dieu en trinitat:
Vos avetz dit que la mort no.us plasia
Del peccador, mas convertit viuria;
Donques mercé, mercé per Karitat.

Emperatriz de la ciudad alegre,
con todo el gozo eterno del paraíso,
limpia de pecado, llena de virtud,
Madre de Dios por obra divina,
Virgen afable de rostro angelical,
ya que sois tan agradable a los ojos de Dios,
sed piadosa con los fieles,
rogando por ellos al Rey celestial.
Rosa aromática de auténtica bienaventuranza,
fuente de bienes que nunca se agota,
noble palacio donde se estableció la alianza
entre Dios y el hombre para nuestra salvación.
Y el Dios verdadero se hizo hombre perfecto,
sin menoscabo de cualquier naturaleza,
y murió como hombre sin duda alguna,
y como Dios verdadero salió del monumento.
Flor de la flores, dulce, clemente y piadosa,
ante quien vemos al Ángel de Dios arrodillado,
y ya que Dios le manda levantarse
lo hace prontamente con la espada afilada.
Que os plazca pues, que os sea ordenado
enfundar la espada y que nos sean perdonadas
todas las faltas hasta el día de hoy,
y nos conceda alegría, paz y salud.
Madre de Dios, virgen de las vírgenes:
si no loamos vuestra señoría
o no os servimos tal y como merecéis,
no es por falta de voluntad.

volver

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR